No falla. Basta nadar un rato en una piscina pública para notar escozor e irritación en los ojos. Toda la vida hemos pensado que el efecto se debe al cloro, la sustancia que echamos en el agua para mantener a raya a las bacterias, pero como explica una reciente campaña de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EEUU, el cloro por si sólo no tendría este efecto.

La realidad, como explica Michel Hlavsa, jefe del programa de salud en las piscinas de los CDC, es mucho menos agradable: “Cuando nadamos y nos quejamos de que tenemos los ojos rojos es porque algún bañista se ha meado en la piscina. El nitrógeno de la orina se mezcla con el cloro y forma lo que se conoce comocloramina, que es lo que realmente causa la irritación. No es el cloro, es el cloro mezclado con orina, caca, sudor y muchas otras cosas que metemos con nosotros en el agua”.

El olor característico a “cloro de piscina” es, de hecho, producto de la mezcla del cloro con la orina, pues según Hlavsa una piscina saludable no red-eyes-1huele de esa forma.

No falla. Basta nadar un rato en una piscina pública para notar escozor e irritación en los ojos. Toda la vida hemos pensado que el efecto se debe al cloro, la sustancia que echamos en el agua para mantener a raya a las bacterias, pero como explica una reciente campaña de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EEUU, el cloro por si sólo no tendría este efecto.

La realidad, como explica Michel Hlavsa, jefe del programa de salud en las piscinas de los CDC, es mucho menos agradable: “Cuando nadamos y nos quejamos de que tenemos los ojos rojos es porque algún bañista se ha meado en la piscina. El nitrógeno de la orina se mezcla con el cloro y forma lo que se conoce como cloramina, que es lo que realmente causa la irritación. No es el cloro, es el cloro mezclado con orina, caca, sudor y muchas otras cosas que metemos con nosotros en el agua”.

El olor característico a “cloro de piscina” es, de hecho, producto de la mezcla del cloro con la orina, pues según Hlavsa una piscina saludable no huele de esa forma.